Las instituciones financieras siempre se destacaron por el uso intensivo de las tecnologías de información y comunicación, que actualmente permiten realizar transacciones confiables y seguras, en tiempo real, a partir de variados tipos de terminales de acceso.

Con el crecimiento económico registrado en los últimos años, millones de personas de las clases C, D y E ascendieron a una condición de consumo que las coloca en posición de clientes potenciales de las empresas del sector financiero. Aliada a este factor socioeconómico, la evolución de las TIC ha permitido el surgimiento de soluciones inteligentes, basadas en equipos poderosos y algoritmos sofisticados, que permiten personalizar el perfil de los clientes y hacer su seguimiento en tiempo real, durante las transacciones de consumo en los diversos canales. Además de reducir los riesgos de insolvencia y de fraudes, la tecnología permite que millones de excluidos ingresen al sistema bancario y financiero.

El Banco del Futuro tendrá su enfoque dirigido, cada vez más, a la eficiencia operativa y a la innovación de la oferta de servicios. La eficiencia operativa – una conquista del sector financiero brasileño reconocida internacionalmente – continuará garantizando competitividad y permanecerá en la pauta de las empresas líderes del sector. Aplicar el conocimiento sobre el perfil del cliente en cada interacción será la clave para incorporar la tecnología a los servicios y así, agregar inteligencia a los más variados procesos.

La evolución de los servicios bancarios debe orientarse, progresivamente, a la diversificación y a la integración de canales, con enfoque en los terminales de autoatención, en Internet y, principalmente, en el celular.

Inteligencia

CPqD dedica sus esfuerzos para ofrecer al sector soluciones tecnológicas innovadoras, consultorías y servicios tecnológicos de alto valor agregado en inteligencia sobre procesos de toma de decisión, seguridad de la información, gestión de fraudes, múltiples canales y movilidad, además de gestión de recursos y accesibilidad.

Tecnología

Aparte de tratar desafíos referentes a la usabilidad (que requiere técnicas sofisticadas) y a la adecuada experiencia de uso para esos nuevos canales, el banco del futuro tendrá, en su infraestructura, los elementos fundamentales de capacidad e inteligencia para tratar gran cantidad de datos del cliente y proveer la seguridad necesaria, previniendo fraudes.