Eficiencia operativa, nuevas fuentes de energía, menor emisión de carbono, tarifas más adecuadas y mayor participación del consumidor son algunos de los desafíos que el sector eléctrico enfrenta actualmente. Las tecnologías de la información y comunicación pueden contribuir sobremanera con la evolución de dicho sector, dado que son esenciales para mejorar la administración del sistema eléctrico, de modo que garanticen mayor eficiencia técnica, económica, social y ambiental.

El sector eléctrico brasileño (único, al compararlo con el de otros países) adquirió, a lo largo del tiempo, características muy particulares. Las políticas y los modelos de negocios adoptados, las fuentes de energía disponibles, la tecnología empleada y el impacto sobre el medio ambiente son sus principales diferenciales. Su matriz energética se basa, principalmente, en energías renovables, siendo el sector responsable por una tasa mínima de emisión de gases del efecto invernadero, comparada con la de los países desarrollados. El nivel de integración y de infraestructura para el transporte de la energía, por ejemplo, ha alcanzado niveles continentales.

No obstante, hay que ampliar aún más la eficiencia de la infraestructura, la oferta y la seguridad del suministro. El modelo de interconexión adoptado en Brasil, en función del gran número de puntos, requiere una administración altamente compleja cuanto a la gestión del sistema y de sus inherentes riesgos operativos.

La realidad del Smart Grid debe transformar el sistema eléctrico en una red moderna, que permitirá a las concesionarias de energía y a los consumidores cambiar rotundamente el modo de ofrecer y consumir energía. Hoy día, lo más notorio de esa evolución radica en la utilización masiva de medidores electrónicos de energía que, a corto plazo, permitirán ejercitar nuevas modalidades tarifarias y nuevos comportamientos de consumo.

Telecomunicaciones, sensoramiento, sistemas de información y computación, combinados con la infraestructura ya existente, pasan a constituir un arsenal poderoso que, cada vez más, puede hacer la diferencia.

Requisitos Locales

La contribución de CPqD para atender las demandas del sector eléctrico brasileño en ese nuevo escenario lleva en consideración los requisitos locales y específicos de cada empresa, permitiendo evaluar, recomendar, especificar y construir las arquitecturas de comunicación necesarias. Además, permite desarrollar aplicaciones de TI aportando capacidad de análisis y soporte a la decisión, a partir del gran volumen de información obtenido. Su experiencia en gestión de programas lo capacita a realizar análisis técnicos, económicos, sociales y regulatorios para la evolución tecnológica en el contexto brasileño. El conjunto de competencias, productos y servicios de CPqD abarca: comunicación, sensores y medidores, componentes, control y soporte a la decisión, interfaces avanzadas.

Ampliación de las posibilidades tecnológicas

El momento apunta hacia un abanico cada vez más amplio de posibilidades tecnológicas que requieren justa comprensión, para que el sector de energía pueda evolucionar y vencer los desafíos que se le presentan de ahora en adelante. Para eso, es necesario establecer una visión evolutiva y, con tecnologías y aplicaciones innovadoras, agregar valor a la red de energía eléctrica preservando, al mismo tiempo, las inversiones ya realizadas. La previsión es que la tecnología tendrá un rol cada vez más relevante en todas las áreas del ciclo: generación, transporte, comercialización y uso de la energía.