CPqD

Internet de las Cosas - IoT

Los límites de la interacción entre
los mundos físico y digital desaparecerán.

Ventajas IoT

❯ Nuevos modelos de negocios
❯ Inteligencia sobre datos
❯ Eficiencia de sistemas y procesos

La tecnología ha acercado cada vez más los límites de la interacción entre los mundos físico y digital, al punto de ser casi imposible identificar las fronteras entre uno y otro. Ya nada será como antes. El concepto Internet de las Cosas tiene un papel de destaque en ese escenario e implicará profundamente a la sociedad y a la economía, en la manera de cómo hacemos negocios, gestionamos la infraestructura pública u organizamos nuestro cotidiano. Lo que antes nos llevaba a situaciones como salidas de un libro de ficción, ahora ya es realidad. Ejemplos de esto son el monitoreo y la gestión de operaciones desde centenas de kilómetros, el rastreo en tiempo real de bienes que cruzan el mundo o incluso la detección de modificaciones de signos vitales de pacientes en situación de riesgo.

Internet de las Cosas impulsa la economía con nuevos modelos de negocios que mejoran la experiencia y crean nuevas formas de relacionarse con clientes, incorporan nuevos productos y servicios, así como innovan en el análisis y la aplicación de inteligencia sobre datos exclusivos recolectados.

Tan fuerte como las nuevas posibilidades de ingresos, es el potencial de ganancia que surge con el aumento de la eficiencia operativa y la reducción de costos. Sensores ya hacen posible tanto la mejora como el desempeño de máquinas y equipos; productos y servicios pueden evolucionar con decisiones tomadas a partir de datos únicos; dispositivos “ponibles” y monitores portátiles deben reducir los gastos con la optimización del tratamiento de enfermedades crónicas.

En mayor o menor grado de madurez, ya existen aplicaciones de Internet de las Cosas en vehículos o incluso en electrodomésticos conectados, en la medición inteligente de energía, en el peaje electrónico, en el monitoreo y mantenimiento remotos de equipos industriales, en la iluminación inteligente y también en el control de tráfico. Dichas aplicaciones seguirán evolucionando cada vez más y otras nuevas surgirán. Se estima que ya son más de 15 mil millones de dispositivos conectados en todo el mundo y que ese número sobrepasará los 35 mil millones hasta el año 2020.

DESAFÍOS EN BRASIL

Para que los objetos no sean tan sólo “cosas”, es necesario construir un ecosistema compuesto por aplicaciones, sistemas, red de comunicación, semiconductores e infraestructura.

Únicamente una gran malla de conexiones en red, con objetos en comunicación y pasibles de regulación de forma autónoma por Internet, hace posible el monitoreo y la gestión de esa diversidad de dispositivos mediante software, lo que aumenta la eficiencia de sistemas y procesos.

El Estado brasileño tiene un rol fundamental en el liderazgo y en la construcción de tal ecosistema, por medio de la articulación de políticas públicas orientadas a la innovación, del desarrollo de la infraestructura habilitadora y de la regulación adecuada que tome en cuenta a todas las partes interesadas.

Hable con uno de nuestros especialistas.

CPqD desarrolla y ofrece proyectos tanto de análisis como de estructuración de redes con robustez, eficiencia operativa y energética, además de mantenimiento predictivo.

CONVERSE CON UN ESPECIALISTA

Seu especialista te espera
Ligamos para você, pode ficar tranquilo.